SOBRE SU PROVEEDOR


Porqué debe importarte

Es muy importante que cualifique correctamente al proveedor de servicios y le exija seriedad, para que:


 >   Usted quede libre de  

  cualquier responsabilidad subsidiaria 

Según la legislación vigente el cliente (bien sea comunidad de propietarios, empresa o particular) de un proveedor de servicios es el responsable civil subsidiario frente a la Ley en caso de que el proveedor demostrara insolvencia y hubiera incumplido con sus obligaciones. Los incumplimientos más significativos para el cliente podrían ser:
  • La existencia de irregularidades en la contratación del personal que presta el servicio.
  • La existencia de impagos a la administración pública (Seguridad Social o Agencia Tributaria).
  • La existencia de impagos de salario a los empleados que prestan el servicio.
  • La existencia de irregularidades respecto a las condiciones de trabajo (seguridad y salud) que marca la Ley.
  • La existencia de daños a terceros sin disponer de póliza de seguro responsabilidad civil.

 >   En caso de insolvencia  

  del proveedor de servicios 

Cualquier incumplimiento antedicho será reclamado por la Administración Pública directamente al cliente final que contrata el servicio, no eximiéndole por ello el hecho de haber abonado el importe del servicio al proveedor.

 >   Su domicilio es  

  un centro de trabajo 

A partir de Julio de 2012, la Ley considera a la vivienda donde se realiza un servicio de limpieza como centro de trabajo y por consiguiente un domicilio particular puede recibir la visita de una inspección de trabajo.




6 claves para acertar 


 1   No asuma    riesgos innecesarios 

El proveedor debe cumplir con toda la normativa vigente en las diversas materias, tales como: Seguridad Social, Agencia Tributaria, prevención de riesgos laborales, seguro de responsabilidad civil, protección de datos personales y demás.

Además es importante que atesore solvencia económica, recuerde que para que la Ley le exija responsabilidad subsidiaria, primero el proveedor debe demostrar insolvencia.

Si tiene alguna duda al respecto no contrate con el proveedor.

 2   Valore    la relación calidad-precio 

Analice cuidadosamente los presupuestos de los proveedores, a menudo el presupuesto a primera vista más barato, no resulta ser el más económico.

No descarte inicialmente un proveedor por precio, ya habrá tiempo de ello después, primero hay que asegurarse de estar comparando "manzanas con manzanas".

 3   Solicite    referencias 

Es muy importante solicitar al proveedor referencias de clientes donde preste un servicio similar al que le oferta.

No acepte listas largas de referencias, lo que necesita son sólo unas pocas, pero, en ellas debe de prestarse un servicio lo más parecido posible al que le ofertan.

La finalidad de la lista de referencias es hacerse una idea del proveedor, y a ser posible, poder contrastar con usuarios finales del servicio su nivel de satisfacción y conocer qué medios usa (uniformidad, suficiente material, maquinaria específica, etc).

Descarte automáticamente cualquier presupuesto que no incluya las referencias y no detalle claramente el servicio ofertado.

 4   Busque    un servicio integral 

Con un único proveedor de servicios no hay dudas ante cualquier incidencia, la responsabilidad sobre el servicio recae únicamente sobre éste, además se beneficiará de un mejor precio.

 5   Exija    garantías 

UNA VEZ HAYA CONTRATADO CON UN PROVEEDOR debe de comprobar periódicamente que todo está en regla, LAS COSAS CAMBIAN, y lo que hoy es bueno, mañana puede no serlo.

RECUERDE QUE USTED PUEDE SER RESPONSABLE FRENTE A LA LEY si el proveedor se muestra insolvente e incumple pago de salarios, cuotas de seguridad social, riesgos laborales, etc.

 6   Y recuerde     una vez contratado 

Debe comprobar, al menos de vez en cuando, que su proveedor:
  • Disponga de solvencia económica.
  • Haya registrado correctamente en la seguridad social los contratos laborales de los empleados que prestan servicio en sus instalaciones.
  • Esté al corriente en todos sus pagos a la Seguridad Social y Agencia Tributaria.
  • Tenga vigente una póliza de seguro de responsabilidad civil que cubra desperfectos ocasionados durante la prestación del servicio.
  • Tenga vigente una póliza con una mutua de salud que cubra a sus empleados.
  • Disponga de un plan de riesgos laborales y lo siga.
  • Se encuentre registrado para cumplir la Ley de protección de datos personales.